Malasia… mucho más que Torres Petronas


De nuevo un país en el que tenía pocas expectativas me ha sorprendido gratamente. Malasia es la gran desconocida del sudeste asiático, un país en el que todos los que estamos viajando hacemos escala en algún momento, y en el que si acaso hacemos una parada en Kuala Lumpur para ver las Torres Petronas.

Es un país en el que conviven indios, chinos y malayos, creando una mestizaje precioso en todos los aspectos: fusión cultural, arquitectónica, gastronómica,…

En mi caso el azar me llevó hasta allí.  Estaba en Indonesia, me cumplía el visado y tenía que salir del país, mi intención era volar a Vietnam, pero el precio de la libertad, el que pagamos por decidir a dónde nos queremos despertar al día siguiente, en este caso era demasiado elevado, así que ahí estaba la opción de volar a Kuala y disfrutar de este maravilloso país durante tres semanas.

La primera toma de contacto es caótica, Kuala Lumpur es una ciudad de esas que adoras u odias, y si os soy sincera no sé muy bien cuál es mi sentimiento … lo que sin lugar a duda, es una ciudad que no te deja indiferente. Una mezcla de modernos edificios y lujosos centros comerciales a lo largo de la famosa Jalan Bukit Bintang en el triángulo dorado, contrastan con el ajetreo y el olor de los numerosos puestos callejeros de comida en las calles aledañas.  La pequeña India es como un gran bazar con escaparates llenos de coloridos saris con música  hindú a toda pastilla; Chinatown es el supermercado de las falsificaciones y el paraíso para disfrutar de deliciosos platos por poco más de dos euros, y todo esto amenizado por el ruido y el polvo de las obras que te encuentras por toda la ciudad. Kuala está inmersa en un ambicioso proyecto de transformación, tras el cual en unos años será transformada en una gran urbe.

Torres Petronas
Torres Petronas

Después de los días en KL, me pillé un autobús y me fuí para Malaca, con la intención pasar un par de días antes de visitar la costa este del país, donde de encuentran las playas más paradisiacas. Pero como soy muy facilona, llegué a esta ciudad, me atrapó y pasé allí una semana disfrutando de la tranquilidad y el encanto de sus calles. Malaca es una ciudad que cuenta con un importante patrimonio cultural. Fruto de su posición estratégica en el estrecho de Malaca, numerosos y pudientes comerciantes chinos se asentaron aquí, de los que descendieron los Baba Nonyas, y aún se conservan algunas de sus preciosas casas, integradas en la bonita arquitectura colonial que quedó como vestigio de la ocupación portuguesa, holandesa y finalmente británica. También se conservan intactas las viviendas tradicionales malayas en Kampung Morten, preciosas casas de maderas construidas sobre pilares. Y si además le ponemos en el encanto que un río da a una ciudad, unas pinceladas de color rojo y grafitis en sus paredes, y estrafalarios trishaws con luces y música a toda pastilla, el resultado es un sitio que te conquista.

Town Square Malaca
Town Square Malaca

viajasetumisma

Villa Sentosa - Kampung Morten
Villa Sentosa – Kampung Morten

Después de los días de disfrute en todos los sentidos, también se come muy muy bien… decidí irme a Cameron Higlands, ya que llovía y la mayoría de hoteles y servicios en la época de monzones en las islas están cerrados.

Tengo que reconocer que soy muy urbanita, pero mereció la pena pasar unos días allí y subir hasta el Gunung Brinchang, el monte más alto, por supuesto en coche,   y disfrutar de las maravillosas vistas del Mossy Forest, uno de los bosques más antiguos con altísimos árboles cubiertos de musgo; hacer un trekking y tener la suerte de ver una raflessia, la flor más grande del mundo; visitar las plantaciones de té….

Raflessia
Raflessia
Plantaciones de té
Plantaciones de té

Después me esperaba una de la ciudades más cosmopolitas y con más encanto. Hay rinconcitos que te enamoran, y sin duda para mí Georgetown es uno de mis lugares favoritos del mundo. Fui a visitarla atraída por sus famosos murales de street art, y solo poner un pie me conquistó. Pasear por sus calles es un todo un espectáculo: preciosas shophouses, algunas de ellas convertidas en locales con mucho estilo; mezquitas, pagodas y templos hindues, mezclándose el sonido de sus oraciones  e  intensos olores a flores e incienso, miles de puestos de comida callejera con los mejores sabores de Asia… ¡y una gente maravillosa!. Es una de ciudad que te invita a pasear y descubrir rincones maravillosos, a sentarte a tomar una café y ver la vida pasar.

Viajasetumisma

Viajasetumismathumb_DSCN3489_1024Viajasetumisma

ViajasetumismaDespués  de estos días de relax y disfrute el cuerpo me pedía playita, y ahí estaba Pulau Langkawi para darme una semana de solecito, cañas, paisajes encantadores, yoga al atardecer y una puesta de sol en paramotor que nunca olvidaré.

Viajasetumisma

Viajasetumisma

Viajasetumisma

Viajasetumisma

Tres semanas inolvidables, recorriendo sólo una parte del país. Sin duda volveré.

¡Terima Kasih !

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *